La comida antes del sueño.

La gran mayoría de nosotros tenemos algún problema para conciliar el sueño o para mantenernos dormidos por toda la noche, todo esto debido quizás al estrés del día, a la preocupación de mañana o tan simple como lo que comemos antes de ponernos a dormir.

Lo recomendables es consumir carbohidratos y proteínas, pero la clave principal se encuentra en el aminoácido triptófano, precursor de la melatonina y serotonina, un neurotransmisor que produce una sensación de bienestar y relajación. Lo podemos encontrar en los alimentos que contienen proteínas y en el yogurt, la leche, el maní, pollo y pavo, chocolate, huevo, entre otros. Un alto consumo en triptófanos pareciera ser la solución, pero es importante que el por si sólo no puede llegar directamente al cerebro sino que necesita de “transportadores” que facilitarán su llegada y que los podemos conseguir a través de los carbohidratos que elevan la insulina y a la vez ayudan a que el aminoácido se libere mas rápido y cumpla su función.

Es muy importante mantener los horarios fijos del día para alimentarnos ya que nuestro reloj interno se acostumbra a ciertos hábitos y cuando se desajusta es que no nos deja dormir. La cena debe ser 3  horas antes de acostarse a dormir mezclando los alimentos ricos en triptófano y los carbohidratos en una porción pequeña (plato mediano), acompañado de un té de manzanilla por ejemplo ya que aumenta los niveles de glicina un relajante nervioso para el cuerpo.

Evita el café, el queso. el alcohol, la comida picante, el azúcar y grandes porciones de comida para la cena, ya que  se verá alterada la digestión y algunas sustancias producidas por estos alimentos no te ayudarán a dormir de forma placentera.

Fuente imagen: www.emagrecimento.com.pr

Fuente imagen: www.emagrecimento.com.pr

Recent Posts

Leave a Comment